Seguidores

viernes, 11 de junio de 2010

Debrahlee Lorenzana, una mujer neoyorkina de 33 años ha sido despedida de su trabajo por ser demasiado atractiva..


Debrahlee Lorenzana, de 33 años, asegura que fue despedida de su trabajo por ser "demasiado atractiva".
Lorenzana trabajaba en una sucursal de Citybank en Manhattan y el verano pasado perdió su trabajo. Según cuenta, sus jefes le dijeron que tanto sus compañeros masculinos como algunos superiores no podían concentrarse en su trabajo porque su apariencia les distraía demasiado.
Le ordenaron que no vistiera con jerséis de cuello vuelto, faldas lápiz, tacones o trajes ajustados.

Mi lista de blogs

Archivo del blog