Seguidores

viernes, 4 de junio de 2010

Gasol y Bryant se bastan para empezar "vaya super equipo hacen"





No hubo color. Bueno sí, dos, el oro y púrpura de los actuales campeones, que superaron con creces a unos apagados Boston Celtics, muy lejos de su mejor baloncesto y con sus principales estrellas perdidas en un mar de dudas. Tuvieron un mal día y pagaron con una derrota (102-89) su floja actuación. Ahora, no sólo van por detrás en la final, sino que tienen una pesada estadística en contra, la del omnipotente Phil Jackson, un entrenador que ha ganado todas las series que ha comenzado dominando en unos playoffs: y ya son 47.
Le ayudaron en su récord los de siempre, el fabuloso Kobe Bryant y su mejor complemento posible, el mejor jugador que ha dado el baloncesto español hasta la fecha. Pau Gasol �23 puntos, 14 rebotes y 3 tapones� tenía una cuenta pendiente con Kevin Garnett y la saldó con creces. Gran parte del triunfo de los suyos se fundó en su defensa sobre la estrella de Boston, que no vio aro desesperado por la constante mano del catalán en la cara cada vez que se daba la vuelta. En esa presión defensiva sobre los aspirantes al trono, encontraron los Lakers la excusa para despegar en un partido trabado y poco vistoso en la primera mitad.

Ya en la segunda, un Bryant poderoso y lanzado hacia otra cuenta anotadora notoria �terminó con 30 puntos y 7 rebotes�, ayudó a finiquitar a unos Celtics que deben mejorar mucho para mantenerse con opciones en la final. Perdieron con claridad en rebotes, en tiros de campo y estuvieron pésimos desde la línea de triples con un 1 de 10. Tampoco tuvieron demasiada ayuda de los hombres de banquillo.

Ni siquiera al principio, con su única ventaja del encuentro (0-2), parecieron querer decir algo en este choque. La tensión previsible de los primeros minutos se tradujo en defensas desajustadas, especialmente en el bando visitante, que no pudo contener las penetraciones de Kobe Bryant ni los balones para los hombres altos.

Boston, en el otro lado, buscó a Rondo en ataque, con un baloncesto inteligente para entrar hasta la cocina, aunque funcionó a medias. No encontró el filón bajo tableros de hace dos años y Gasol, muy metido en el partido, frenó los ímpetus verdes sin problemas.

El respeto mutuo se tradujo en un baloncesto lento y contemporizador, con muchas personales y hasta una bronca para empezar, presagio de lo que espera entre estos equipos, eternos rivales, en su duodécima final juntos en la NBA. Paul Pierce y Ron Artest tuvieron más que palabras en el primer agarrón, con una técnica para cada lado.

El tanteo se mantuvo bajo pese al cambio de protagonistas. A Gasol le tocó bailar con un acertado Rasheed Wallace mientras Rondo y Robinson, los dos locos bajitos de los Celtics, trataban de prender el partido. Pero nadie lo consiguió, con más fallos que acierto y un porcentaje de tiro mediocre hasta entonces.

Fue Gasol con sus tres tapones en el segundo cuarto y su acoso a Garnett el que propicio el despegue. El intermitente Artest aprovechó la coyuntura para meter el primer triple de los suyos y otra canasta de dos en un contragolpe que despertó al público del Staples Center. Después Fisher prolongó la agonía de los Celtics con un canastón sobre Garnett (48-37), yéndose al descanso con la sensación de estar perdiendo demasiado los papeles.

Y como era de presagiar por su discreto papel de salida, acabaron por sucumbir, engullidos por una rocosa defensa angelina que dejó a los cuatro grandes talentos de los verdes en unos números muy pobres para el asalto a un anillo de campeón. El mejor fue Rondo �13 puntos y 8 asistencias�, agresivo en sus entradas a canasta, poco secundado por el 'big three' �Pierce, Allen y Garnett�, que no tuvo su noche con los dos tiradores limitados por las personales.

Con 13 abajo en el tercer cuarto tras un robo con mate de Bryant, las cosas pintaban muy negras para los Celtics. Y más con un Gasol tenaz bajo los aros que ganó gran parte de las batallas que se libraron en ambas zonas.

Los Celtics se resistían a entregar el partido pero tampoco daban muestras de poder remontar, hasta que Bryant les mostró la puerta de salida con 14 puntos suficientes para dejar resuelta la cosa en el tercer parcial. Artest puso la puntilla con un triple que elevó la diferencia a unos 20 puntos insalvables para unos derrotados Celtics en el último parcial.

En el cuarto pues, los Lakers vivieron de las rentas pese al empuje de los Celtics para maquillar el marcador. Gasol, con cinco puntos finales, y Odom, apagaron los intentos de furia rival para firmar la victoria para los campeones, que de momento no han tenido rival en su camino hacia la gloria. El lunes de madrugada, el segundo partido.

102 - Los Ángeles Lakers (26+24+34+18): Fisher (9), Bryant (30), Artest (15), Gasol (23), Bynum (10) -cinco inicial-, Odom (5), Brown (6), Walton (-), Vujacic (-) y Farmar (4).

89 - Boston Celtics (21+20+23+25): Rondo (13), Ray Allen (12), Pierce (24), Garnett (16), Perkins (8) -cinco inicial-, Tony Allen (4), Davis (3), Wallace (9), Finely (-) y Robinson (-).

Mi lista de blogs

Archivo del blog