Seguidores

sábado, 13 de julio de 2013

ASI SE QUEDAN MUCHAS MUJERES EN PAMPLONA OSEA EN LAS FIESTAS DE SAN FERMIN BEBEN A TOPE Y DE DESINHIBEN SI PUDOR



Una chica sube a los hombros de un chico durante el chupinazo. “Gora San Fermín” y tal. Hasta aquí todo más o menos normal.


 Puede que la chica se quite la camiseta si le apetece y que haga lo mismo con el sujetador si así le parece.

Ellos, en su orgía interior de kalimotxo, toros y testosterona, no se preguntan si ella desea ser tocada o no, ni le acarician para darle placer. Lo hacen simplemente porque si hay una teta, se ven con derecho a tocar esa teta

Es una estampa cada vez más habitual en estas fiestas y, aunque cada foto es diferente, todas tienen algo en común: decenas de manos de chicos rompen la ropa de la chica en cuestión y manosean absolutamente todo lo que desean sin, por supuesto, esperar consentimiento por la otra parte.


Que nos arranquen la ropa sin permiso o nos toquen cuando nos levantamos la camiseta porque nos apetece responde a un modelo de dominación machista, en un contexto social patriarcal y solo perpetúa estereotipos que de tanto criticarlos me aburro. Es decir, si hay una teta, ellos se ven con derecho a tocar esa teta.

No tengo nada que decir sobre ellas, que ejercen -en algunos casos, porque en otros les desnudan directamente- su derecho a desnudarse, y eso es estupendo. Ponerse en cueros no es una invitación al baboseo ni significa “barra libre”. (Depende de la ordenanza municipal de turno puede darte algún problema pero ese es otro cantar, claro….).



Y vemos a esta chica como la están quitando el sostén ......." sin palabras vamos!!

Esta está muy contenta con tanto manoseo o no?
Cuentan sobre el chupinazo que a una chica “literalmente la subieron entre cinco, la desnudaron, arrancándole las ropas, y la tocaron, con poca opción de decidir nada”. ¿De verdad alguien considera que en esa situación tenemos la opción de decidir hasta dónde





Mi lista de blogs

Archivo del blog