Seguidores

martes, 25 de mayo de 2010

La Cenicienta de las pasarelas Triunfa a los 16 años,Historia increible de esta espectacular y joven modelo.







Seis años atrás, Rose Cordero, entonces apenas Rosa Pérez Cordero, se levantaba a las cuatro de la madrugada para, con apenas 10 años, irse a pescar al río Haina, de las afueras de Santo Domingo, junto a su padre Moisés Pérez.



Esos peces luego eran el sustento de la familia. Los vendía y luego se iba a la escuela. Era una muchacha espigada para su edad, con el cabello revuelto allá arriba.



"Yo me levantaba a las cuatro de la mañana para ir con mi papá a pescar al río Haina; luego que pescábamos lo ayudaba a venderlos y me iba a la escuela. El pescado que vendíamos nos daba simplemente para comer", dijo Rose Cordero a la persona que la entrevistó ,momentos antes de montarse en un avión rumbo a Londres.



Del río a la pasarela

Rose Cordero no podía pensar que un golpe de suerte la sacaría de la miseria y la convertiría en una celebridad con sólo 16 años.


En la recién finalizada 'Fashion Week' de Nueva York participó en una veintena de desfiles y si la pasada semana se encontraba situada en el número 48 de las 'top models' del mundo, ésta ya subió al puesto 28.


Por si fuera poco, acaba de ser portada en la edición francesa de la revista Vogue. Desde 2002 no aparecía una modelo negra, cuando fue para la célebre Liya Kebede. Antes habían estado Graces Jones, Naomi Campbell e Iman.


El descubridor de Rose fue Sandro Guzmán, un cazatalentos natural que una tarde frenó el auto que conducía por la avenida Máximo Gómez de la capital dominicana para cambiarle la vida a una niña de apenas 13 años.


Detrás de Rose Cordero ahora se encuentra el célebre Paul Roland, presidente de 'Supreme' y 'Women', quien catapultó a la fama a las modelos Kate Moss y Naomi Campbell. Su agente en Nueva York, el 'scout' Peter Cedeño, fue quien impulsó la carrera de otra dominicana, Arlenis Sosa.


Sin embargo, en tierras dominicanas todo sigue igual. "Mi papá recoge basura; trabaja para el Ayuntamiento de Santo Domingo y mi mamá es barrendera en las calles de Palavé, donde nací", responde la joven, la mayor de los cinco hijos de la familia.


Rose, que siempre que puede viaja hasta la isla para estar con los suyos, asegura que una de sus metas es ayudar a "toda mi familia, a que dejen de trabajar, que estén en la casa, y yo les ayude en todo, para que vivan mejor y no les falte nada. Mis padres ponen por delante a Dios en todo; yo digo lo mismo. Porque sé que es por él que estoy donde estoy. Siempre doy gracias a él".


Sus padres, como no podía ser de otra manera, "se sienten muy orgullosos de verme triunfando. Dicen que todo el esfuerzo que hicieron conmigo, lo están cosechando ahora".



Cuento de hadas

Y es así como su historia se suma a la exclusiva lista de una chica muy guapa descubierta por un gran cazatalentos mientras iba por la calle. La 'top' recuerda el día que Sandro Guzmán detuvo su vehículo a su lado.


"Eso es algo muy chistoso, pero muy interesante. Yo era jugadora de voleibol, en el centro Olímpico. Él me descubrió mientras yo terminaba una de mis prácticas. Él me vio caminando, y de repente detuvo su carro. Yo iba con mi hermana y dos amigas".


Lejos de prestarle atención, las niñas creyeron que era un "atracador, un ladrón o un violador" y se fueron corriendo. Pero Guzman no desistió.


"Entonces, yo fui la más valiente de todas. Me encomendé a él y fui a verlo. Él vio que yo no quería hablar con él y me dio una tarjetica y me dijo: 'Dile a tus padres que me llamen'. Le arrebaté bruscamente la tarjeta de las manos, me fui mi camino y lo dejé hablando solo".


Rose explica que en ese momento sólo tenía 13 años y lo de ser modelo nunca le interesó porque en República Dominicana "había la creencia de que agarraban a las modelos, las drogaban y muchas cosas feas, que no son ciertas. Y por otra parte, mi familia tan humilde no iba a tener dinero para pagar una escuela de modelaje".


Proyección internacional

Pero las intenciones de Guzman eran muy serias, tanto que la puso en manos de agencias internacionales y fue puliendo la belleza natural de esta dominicana.


"Al llegar a sus manos, llevaba hasta manchas en la cara, el pelo rizado, en muy malas condiciones. Él se encargó de irme componiendo, les mandaba fotos mías a todo el mundo. Muchos pensaban que no iba a llegar a ningún lado, imagínate, 'mira qué fea, mira', decían todos. Él fue el único que creyó en mí".


A pesar de la prometedora carrera que tiene por delante, Rose sigue pisando con los pies en la tierra y tiene claro su futuro profesional. "Estoy a punto de terminar la escuela (tercero de bachillerato). No la voy a dejar. Yo digo que el modelaje para mí es algo pasajero. Lo tengo y de repente no lo voy a tener. Digo que mis estudios son muy importantes para mí, debo hacerme profesional en algo. A mí me gustaría estudiar la medicina. Me encanta".


La 'obligada' pregunta no podía faltar, así que ante un ¿tienes novio? la joven contesta que "ahora mismo estoy enfocada solamente en mi carrera y en todo lo que quiero lograr".


De momento, logros no le faltan. ¿El último? el ansiado sueño de ser portada de la revista Vogue, y nada menos que de su versión parisina.


"Haber sido la cuarta negra en hacer la portada de esta revista, detrás de Naomi Campbell, que la hizo creo que en el 2002, es algo ni soñado. Algo increíble. Yo no me lo creo".

Mi lista de blogs

Archivo del blog