Seguidores

miércoles, 5 de mayo de 2010

Los Lakers, a dos pasos de la final de Conferencia ..

El camino hacia el anillo de la NBA sigue abierto para los Angeles Lakers. Con Gasol y Bryant de nuevo como jugadores fundamentales, los californianos se impusieron a los Utah Jazz por 113-103 para poner la semifinal de la Conferencia Oeste 2-0 y mirar con optimismo una serie que solo podría torcerse en la altitud de Salt Lake City.

Ni siquiera la gran aportación de jugadores como Paul Mislap o C.J. Miles fueron suficiente argumento para que los visitantes osaran llevarse un triunfo a domicilio, apabullados por el juego interior de los actuales campeones, con sus cuatro hombres altos en dobles figuras.

Pese al esfuerzo y a los arreones de sus armas principales, Deron Williams y Carlos Boozer —15 y 20 puntos, respectivamente—, los Jazz se volvieron a casa con el resultado habitual. Ya sabe Utah lo que es perder contra los californianos en una fase final de la NBA. De hecho, es casi ya una tradición, después de 16 derrotas consecutivas como visitante en las ocasiones en que se han visto las caras en busca de un anillo de campeón.

Al menos ayer ofrecieron de inicio su versión más interesante, la del equipo luchador y aguerrido que espera llevar la serie al menos hasta su sexto partido. Liderados por un intermitente Williams, los del veterano Jerry Sloan —el entrenador con más presencias en las semifinales del Oeste— salieron enchufados, con un parcial de 8-0 para comenzar la conversación que pareció que ponía las cosas interesantes.

Fue un caramelo pasajero que tardó en esfumarse el tiempo que quisieron los hombres altos de Phil Jackson, que neutralizaron cualquier ímpetu de los montañeros con una circulación endiablada de balón en el interior. Gasol y Bynum hicieron bien las cosas en una fiesta a la que se apuntó el defensivo Ron Artest, con 10 puntos en el primer cuarto.

Después agarró la batuta Kobe Bryant, que además del goteo habitual de canastas, se hinchó a dar asistencias y a correr la pista para destrozar el bien intencionado planteamiento del modesto equipo de Utah.

Y no es que fuera cosa solamente de Boozer y Williams, con Milsap y Matthews poniendo puntos y rebotes desde el principio. Es que debajo no hay color. Solo entre Gasol, Bynum y Odom, el sexto hombre angelino, aportaron 50 puntos, 44 rebotes y nueve tapones, suficiente para abrir brecha en el marcador al descanso (58-44) y llevar el partido al tran tran hasta el final.

Solo los últimos compases despertaron algún tipo de duda sobre el previsible desenlace, con un gran Mislap —24 puntos y 11 rebotes— y un notorio Miles —20 puntos—, que redujeron la diferencia hasta los cuatro puntos con solo 4:41 por jugar.

Entonces surgió la figura de Bryant (30 puntos y 8 asistencias), acostumbrado a meter la estocada final. Sus últimas cestas, acompañadas por rebotes ofensivos de Gasol (15 capturas más 22 puntos), redondearon una noche plácida para los de oro y púrpura, que de momento de no tienen rival en el trabajado equipo de Sloan. Nada parece que pueda acabar con la lamentable racha de los de Salt Lake City en el Staples Center.

Mi lista de blogs

Archivo del blog