Seguidores

domingo, 25 de julio de 2010

los creyentes del islan de lleida muy alterados

El imán Abdelwahab Houzi aprovechó ayer el rezo del mediodía en el recinto de los Camps Elisis de Lleida para pedir calma y tranquilidad a los fieles ante el cierre cautelar de la mezquita de la calle del Nord ordenado por la Paeria por exceder el aforo permitido. El conflicto entre la comunidad musulmana y el ayuntamiento podría encauzarse la semana próxima cuando representantes del colectivo se reunirán con responsables de los servicios sociales municipales y de Urbanismo. Houzi se mostró dispuesto a controlar el aforo de la mezquita durante todos los días y a seguir dialogando con los responsables municipales.

No obstante, el imán contestó al alcalde de Lleida, Àngel Ros, que recomendó a los musulmanes que recen en casa, afirmando que "el rezo no creo que sea un tema de los políticos". Para Houzi, "es un asunto exclusivamente religioso, tenemos derecho a rezar, pero rezar en grupo es una obligación del Islam". El religioso afirmó que "hay preocupación y nerviosismo entre los fieles pero creo que las cosas pueden tener solución". Los responsables de la mezquita ya han presentado las alegaciones contra el cierre cautelar del templo y también para que se les siga cediendo el espacio en el recinto ferial para hacer oraciones diarias. "Lo mejor sería que se pudiera reabrir la mezquita para estas oraciones diarias, más ahora que se acerca el Ramadán", explica Mourad El Boudouhi, de la asociación islámica Watani.

Por su parte, el alcalde de Lleida, Àngel Ros reiteró que "la única solución viable de futuro para que la comunidad islámica pueda seguir rezando en grupo es que se construya el nuevo centro de culto previsto en el Polígono industrial". El alcalde entiende que la mezquita del Nord podrá abrirse "cuando se cumplan las condiciones de la normativa" y recordó que el colectivo musulmán sólo tiene autorización para usar el pabellón de Camps Elisis los viernes de verano, cuando hay una mayor afluencia, si bien se les ha extendido a este fin de semana. "Si saben que en un futuro no van a poder cumplir el compromiso de aforo, la solución no es pedir los Camps Elisis, sino la construcción de una nueva mezquita", subrayó.

Los representantes musulmanes se quejan de que se exija a esta mezquita unas condiciones que se toleran en el oratorio de la plaza de la Paeria, un local minúsculo. Houzi explicó que las dificultades de financiación para el nuevo templo se derivan de las exigencias de los países islámicos a los que se ha pedido ayuda, que no se han comprometido "porque les faltan justificantes y papeles". El imán cree que una solución factible sería la construcción de un edificio con materiales prefabricados, opción más barata, "o que se nos ayude a encontrar algún local". Y El Boudouhi afirma que el cierre "es una manera que tiene el ayuntamiento de deslegitimar o desprestigiar al imán, pero al imán lo eligen los miembros de la mezquita".

Entre los vecinos de la calle del Nord los últimos acontecimientos son un capítulo más de un problema que se arrastra desde hace ocho años. "Nos tenemos que acostumbrar a no despertarnos de madrugada por los rezos", dicen algunos vecinos. "Te sorprende que de pronto la hayan cerrado por el exceso de aforo cuando venía repitiéndose todos los veranos. En septiembre volverán a abrirla", explica una mujer que muestra su escepticismo.

"Hay vecinos que cuentan las denuncias presentadas sin éxito por decenas. Los problemas de seguridad del local, las aglomeraciones, las molestias, y los problemas de circulación hace años que se producen. Ahora se ha actuado pero dudo que la mezquita permanezca cerrada", asegura otro vecino. Pero ayer fue el primer viernes en mucho tiempo en que las aceras de la calle Nord estuvieron libres para pasear.

Mi lista de blogs

Archivo del blog