Seguidores

lunes, 1 de febrero de 2010

¿SE SEPARAN O NO BRADD PITT Y ANGELINA JOLIE?,TODOS ESTAMOS EN VILO! ..CON ESTA PAREJA TAN ¡GUAY!

Realmente hacen una pareja ,tan bonita,tan idílica y aparentemente se les ve tan enamorados,puedo entender que hagan lo de "pacto prematrimonial" bajo cientos de abogados.. por que lo que es mío,me lo he ganado yo!y los que es tuyo lo has ganado tu!!ja ja ja
.....¿o no harías lo mismo?

Según el periódico abc,hablan de 90 millones por los niños...hujjjjjjj!!!!...¡¡¡de que hablan dio mio!!.
No es fácil en los Estados Unidos de América plantar a tu señora por otra y salvar la cara y el caché de niño bueno, como hizo Brad Pitt cuando abandonó a Jennifer Aniston y se lió con Angelina Jolie. Tampoco es fácil ser la «otra», llevar tatuajes hasta en el paladar, tener fama de loba en la cama (dieciocho o veinte horas del tirón, asegura la leyenda) y que te nombren embajadora de buena voluntad de Unicef. Pitt y Jolie no serán los mejores actores del mundo en la gran pantalla pero fuera de ella lo bordan:



tienen a todo el mundo encandilado con ellos y con el vasto imperio infantil que controlan.




La crianza masiva ha sido el arma secreta para «limpiar» primero la imagen de Jolie y luego la del tándem «Brangelina» montado a pachas con su pareja. ¿Cómo pueden ser unos egoístas o unos golfos teniendo tantos niños, tres biológicos y tres adoptados, naturales además de Camboya, Vietnam y Etiopía? Sólo les faltan unos mellizos de Ruanda y algún huerfanito de Haití.
Lo suyo parece «Sonrisas y lágrimas» dirigida por Tarantino. O directamente por Goebbels. El dominio que los divinos han tenido en todo momento de su imagen y de la de sus hijos ha sido siempre impecable. Filtraciones de codiciadísimas fotografías estratégicas a magazines de lujo —siempre con coartada humanitaria— han garantizado la lealtad de los artículos que las acompañaban.
Poca gente ha logrado que corra tanta tinta sobre si se separan o no se separan, incluso antes de estar oficialmente juntos. Las aventuras de este dúo han nutrido una falange de tabloides que llevan años enteros especulando semana sí, semana también, con las infinitas posibilidades del triángulo formado por Jolie, Pitt y Aniston, quien se supone que no se resigna —o eso da a entender cada vez que estrena una de las comedias románticas que rueda a destajo desde que el marido la dejó—. Hasta a la coincidencia de los ex esposos en la maratón humanitaria de Haití se le ha sacado punta: Aniston dio 500.000 dólares a la causa y Jolie ni apareció. Fíjate tú.
A lo largo de la última semana parecía que los rumores de separación iban en aumento y más en serio de lo habitual. Se dijo que Pitt podría volver con su mujer de toda la vida —quien estaría encantada de minimizar que tenga seis churumbeles con otra: ¿qué tendrá este hombre?—.


Se dijo también que el actor ya se estaba comprando incluso un piso de soltero, dotado de una cava excavada en piedra y todo, y que Jolie le habría ofrecido 90 millones de dólares a cambio de recuperar para ella sola la custodia total de los niños. Volviendo así a sus orígenes de mantis religiosa... y conservando el control de esta inagotable maquinaria de propaganda.
¿Llegaremos a ver cómo se rompe la primera dinastía de América, con permiso de los Obama? Se comenta que este asunto ha llegado a quitar el sueño a la misma madre de Brad Pitt, que, aunque siempre se ha dicho que es fan de Aniston y que no traga a Angelina, estaría horrorizada de ver a sus seis nietecitos desperdigados por ahí.
Hace unos días trascendió que Jolie y Pitt habían ido a ver a un abogado para poner orden en sus asuntos... que no para divorciarse, ya que casados no están. Esta sería la clave del enredo para los que niegan que haya humo, fuego o tan siquiera pajas: la ausencia de vínculo conyugal les habría llevado a querer normalizar algunos papeles, lejos de su intención separarse, pues en realidad reaparecerán llenos de amor y de glamour en la gala de los Oscar...
abc.es

Mi lista de blogs

Archivo del blog