Seguidores

martes, 31 de agosto de 2010

NO DEJES DE VER LO SENCILLA QUE ES LA VIDA DE LOS OBAMA EN LOS ESTADOS UNIDOS



Malia, de 12 años y Sasha, de 9, hijas del presidente Barack Obama y su esposa Michelle viven como unas niñas normales, pese de habitar la Casa Blanca.

Malia, de 12 años, lleva frenillo dental, toca la flauta y le pide a su padre que salve a los tigres. Su hermana menor Sasha, de 9, juega basquetbol como su papá y baila hip hop.

Ambas se levantan a las 6 de la mañana para ir a la escuela.

El presidente Barack Obama y su esposa Michelle dejaron a sus hijas fuera del alcance de los medios de comunicación tras mudarse a la Casa Blanca, pues querían que la vida de ellas fuera lo más normal posible.

Pero detalles sobre lo que hacen las pequeñas -las más jóvenes en vivir en la Casa Blanca desde la familia Kennedy- suelen filtrarse a los periodistas, y con frecuencia salen de la fuente más sorprendente: papá y mamá.

Fue el mandatario quien reveló que a su hija Malia le habían puesto frenos dentales. También indicó que ella pasaría la mayor parte de agosto en un campo de verano para niños.

"Ella es mi bebé", dijo de Malia durante un acto político de recaudación financiera. "Aunque ya mide más de cinco pies y nueve pulgadas (1,74 metros), aún es mi bebé. Y le acaban de poner frenos dentales, lo que es bueno, porque se ve como niña y se estaba poniendo... me empezaba a parecer demasiado grande".

El hecho de pasar parte del verano sin su hija mayor puso a Obama sentimental.

Cuando se le preguntó por sus vacaciones de verano, el mandatario respondió que "un mes de éstas será empleado en que Malia vaya a un campamento, algo que nunca ha hecho. Y quizás yo derrame una lágrima cuando parta".

En otra entrevista, Obama señaló que sus hijas tienen cuentas de ahorro y reciben una pequeña cantidad de dinero de sus padres, aunque no indicó cuánto ni cada cuando. También dijo que las niñas ya están teniendo la edad suficiente como para empezar a ganar dinero laborando como niñeras.

La primera dama también es culpable de romper con el muro de privacidad que ella y su marido quisieron para sus hijas.

"Lo que Malia quiere que haga su padre es salvar a los tigres", dijo la señora Obama a un grupo de niños que visitó la Casa Blanca. "Así que hablamos de los tigres al menos una vez a la semana y lo que va a hacer para salvar a los tigres".

Los tigres, aparentemente, son la criatura favorita de Malia.

La primera dama también ha revelado que ambas niñas tocan el piano y Malia la flauta; que Sasha baila hip hop; que las dos practican tenis, que no se les permite ver la televisión durante la semana y que sólo se les deja usar la computadora entre semana si la necesitan para hacer los deberes.

La Casa Blanca aclaró que los Obama simplemente actúan como padres normales cuando hablan de Malia y Sasha.

Robert Gibbs, secretario de prensa de la residencia presidencial, preció que no hay una decisión estratégica para hablar sobre ellas.

"

Mi lista de blogs

Archivo del blog