Seguidores

domingo, 1 de agosto de 2010

PROFECIAS SOVIÉTICAS DE 1959





  • Un artículo publicado en 1959 preveía un país sin dinero ni alcoholismo



  • Siberia se habría convertido en un granero y en la Luna habría fábricas

¿Clínicas marcianas especializadas en trasplantes de órganos? ¿Restaurantes gratuitos abiertos 24 horas? ¿Siberia convertida en el granero del mundo? ¿Teléfonos enanos? La profecía que el diario soviético Komsomolskaya Pravda lanzó desde sus páginas en 1959 sobre cómo sería el mundo en 2010 se parece hoy más al discurso deDon Quijote sobre 'La Edad de Oro' que a una novela de Julio Verne.
Cuando en 1957 la URSS puso en órbita el sputnik, el primer satélite artificial, Moscú se sintió a la vanguardia del progreso mundial. Nikita Jrushchov, el último romántico del comunismo que gobernó la URSS, prometió en los años 60 que el país alcanzaría el umbral del comunismo en 20 años. Para entonces la panacea soviética acabaría con la escasez e impondría una próspera igualdad.
Movido por la inercia triunfal del Kremlin, el diario Komsomolskaya Pravda se lanzó en 1959 a leer las estrellas en plena euforia cósmica y vaticinó en clave marxista cómo sería el mundo de hoy. Un mundo donde las maquinas trabajarían en lugar de los hombres y donde alquilar coches o helicópteros sadría gratis.
Además de dar por hecho que la luna sería roja en 1969 -acertó el año pero no el color de la bandera conquistadora-, el diario asegura que para 2010 el mundo funcionaría sin dinero (un golpe bajo al capitalismo), que el alcoholismo y la criminalidad serían cosas del pasado, y que los restaurantes estarían siempre abiertos y dispuestos a servir la mesa gratuitamente a todo el mundo. Hoy sí abundan en Moscú los sushi-bar y las cafeterías 24 horas, pero tienen unos precios que resultan estratosféricos para las clases bajas.

Clínicas en Marte

El artículo, publicado el 31 de diciembre de 1959 y recuperado ahora por el Corriere Della Sera, acierta, no obstante, cuando afirma que los teléfonos serán pequeños, portátiles y estarán provistos de cámaras, o cuando dice que el hombre vivirá cerca de 100 años.
El articulista soviético metido a futurólogo asegura que Moscú estará en 2010 lleno de limusinas gratuitas y advierte que para este año en Marte habrá clínicas especializadas en trasplantes de órganos, mientras que en la Luna abundarán las fábricas metalúrgicas.
El vaticinio se transforma en ciencia ficción cuando el diario aventura que en marzo de 2010 el Instituto de Medicina Térmica logrará reanimar el cerebro de un mamut congelado de Siberia, una región que se descongelará gracias al calentamiento del suelo por medio de tecnología atómica.
Pese a sus errores, el pronóstico es menos catastrofista que los augurios que lanzó la vidente ciega de origen búlgaro Vanga, muy popular en la era soviética. Según Vanga, en noviembre de 2010 comenzará la Tercera Guerra Mundial, que durará hasta 2014 y en la que jugarán un papel importante las armas nucleares y químicas. No dejó dicho nada de losrestaurantes gratuitos.

Mi lista de blogs

Archivo del blog