Seguidores

domingo, 28 de marzo de 2010

En todas partes hay gente fascinante por el mundo,no dejes de leer esta historia "El club de mujeres hispanas en Senegal!

Senegal es fascinante tal vez por que tengo a alguien a quien adoro mucho alli me encanta ese pais y su gente,ne dejes de leer esta fasciante historia..


Profesión: Funcionario (Canciller Consulado General de España en Dakar)
Vivo en... Dakar, Senegal
Desde... Febrero de 2008
Lo mejor del Senegal Su clima (excepto en verano); la "teranga" de la gente, que ellos traducen como hospitalidad, pero que en realidad es un conjunto de características: hospitalidad, serenidad ante situaciones de tensión (por ejemplo, conduciendo), laisser faire, sentido de unidad familiar, capacidad de sacrificio por la familia y amigos, pasión por la buena forma física...; las playas y las zonas tropicales. Senegal es un país mucho menos corrupto de lo que la gente afirma por ahí. En comparación con otros países del entorno es un paraíso en ese aspecto.
Lo peor del Senegal: También su "teranga", o los aspectos negativos de ella: pasividad, dejadez, suciedad, promiscuidad, falta de sentido cívico. Senegal es muy sucio y hay poca preocupación por enfermedades que puede transmitir la falta de higiene pública (hay muchos leprosos que viven en la calle; cerca de 12.000 en el distrito de Plateau, donde se encuentran las embajadas, consulados, oficinas gubernamentales, juzgados, agentes de seguros e inmobiliarios, abogados, etc., viviendo de la mendicidad o la pequeña rapiña).
---Imagen conjunta de los miembros del club de mujeres hispanas en Senegal,Vaya desde aquí mi homenaje a todas ellas.



...Realmente se merecen que alguien se ocupe de hacer público su excelente trabajo. Se trata de un colectivo de lo más heterogéneo que ustedes puedan imaginar, con gente de muchas nacionalidades diferentes, y sin embargo están empezando a "sonar" mucho en Senegal, sobre todo en su capital, Dakar, donde empiezan a ser conocidas y "reconocidas".

-El club de mujeres hispanas es colectivo de mujeres cuyo nexo común es la lengua española. El pasado 22 de febrero se reunieron en el jardín de mi casa para celebrar una barbacoa. Hubo predominio de la carne de cerdo en todas sus modalidades, como es habitual en las barbacoas españolas, pero eso fue esta vez; suele ocurrir que en estas barbacoas hay carne de tantos animales como ustedes quieran imaginar, para todos los gustos y en señal de respeto a todas las preferencias, religiosas o simplemente culinarias. Hay quien las acompaña con vino y hay quien prefiere referescos o simplemente, agua. El caso es reunirse, hablar español, reir, explicar anécdotas y programar la próxima reunión social. Pero no todo es reir y comer. También trabajan, y puedo asegurarles que mucho.

Entre otros, los trabajos que estas magníficas mujeres realizan consisten en visitar hogares de acogida de menores, orfelinatos, hospitales, etc. Entre todas trabajan y recogen cuanto haya de valor en todo aquello de lo que nos desprendemos, realizan rifas y colectas, organizan festivales, etc., en conjunto una serie de actividades que están haciendo que comiencen a ser consideradas como "benefactoras" predilectas de algunos de esos hogares donde, en un país del tercer mundo, cualquier cosa que se aporte es especialmente bienvenida. Les aseguro que pasar una mañana o una tarde en un orfanato para niños menores de 18 meses, requiere una fortaleza moral que no todos tenemos; esa fortaleza hay que demostrarla sobre todo en el momento de la despedida hasta la semana que viene. Esos niños y niñas, aún tan pequeñitos, reciben visitas de mujeres distintas y en días distintos, pero las recuerdan a todas ellas, se lo aseguro.

Hay también un hogar de acogida para niños, no necesariamente huérfanos, llamado Nuevo Futuro, donde se les enseña a alimentarse en lugar de sólo comer, se les procura atención médica, por cierto, muy costosa para el ínfimo poder adquisitivo de los senegaleses, se les enseñan hábitos de higiene, se les procura formación escolar y, a partir de cierta edad, se procura que aprendan un oficio. En ello colaboran, en la medida que pueden, también las mujeres hispanas.

Sería bueno que desde España, la heterogénea y dividida España, se viera hasta qué punto existe unión y colaboración entre mujeres españolas de distintas procedencias, lo bien que se llevan entre sí y con las no españolas que comparten nuestro idioma, y lo mucho que hacen y trabajan hombro con hombro. Quizá todos los españoles deberíamos ser expatriados al menos una vez en nuestra vida durante un par de años: a lo mejor aprenderíamos que somos más fuertes y felices, menos egoístas, si estamos unidos y trabajamos en una misma dirección.

Todos los esposos y parejas les recomendamos crear una asociación porque en el momento de serlo tienen personalidad jurídica y ello les permitiría, entre otras cosas, disponer de cuentas bancarias, contratar publicidad, tener una sede social, recibir subvenciones, etc.; pero ellas insisten en que son sólo un "club" de amigas que se reúnen y hacen cosas: unas veces para ayudar y otras sencillamente para divertirse, como los desayunos con clases prácticas de francés, las clases de baile (salsa, flamenco, sevillanas), los aperitivos, cumpleaños, acogidas a nuevas miembras, despedidas de las que marchan destinadas a otros países o regresan a su respectiva metrópoli, fiestas cuyo único objetivo es la reunión y diversión, etc.

En la foto que acompaña este comentario figuran frente a la cámara mujeres de diferentes nacionalidades: España, (catalanas, gallegas, madrileñas, navarras), Ecuador, Italia, Líbano y quizá alguna que me dejo. Todas ellas son expatriadas y la mayor parte tienen ya experiencia en otros países, antes de recalar en Senegal. Forman también parte del grupo mujeres de Francia, Marruecos, Méjico, Paraguay, Colombia, Estados Unidos, Brasil, Venezuela, Canadá, etc.

Mi lista de blogs

Archivo del blog