Seguidores

lunes, 1 de marzo de 2010

ULTIMA HORA EN CHILE:El Ejército chileno se despliega en las zonas más castigadas por el seísmo

La cifra de muertos por el terremoto sube a 711 y a dos millones el número de damnificados

Lograr que la ayuda humanitaria llegue a quien lo necesite y evitar los saqueos y el pillaje.

Con esta doble consigna, el Ejército chileno se ha desplegado esta madrugada (hora española) en las zonas más castigadas por el seísmo de intensidad 8,8 en la escala de Ritcher que sacudió el sábado el país y que ha dejado al menos 711 muertos, dos millones de damnificados, un millón y medio de personas sin hogar y grandes destrozos en infraestructuras, en especial puentes, puertos, aeropuertos y hospitales, según el último recuento oficial de la catástrofe, la peor de este tipo que golpea Chile en 50 años

En torno a 10.000 soldados se han desplegado en las regiones del Maule y Biobío cumpliendo así el mandato de la presidenta Michelle Bachelet, quien tras una reunión del Comité de Emergencias en La Moneda, decretó el estado de excepción para permitir la participación de las Fuerzas Armadas en la distribución de ayuda y en el mantenimiento del orden.

La situación de seguridad es más grave en Concepción, capital de la región de Biobío y segunda ciudad más poblada del país, con 670.000 habitates, y que no tiene agua ni electricidad. En esta ciudad cientos de personas saquearon el domingo centros comerciales y supermercados. La Policía utilizó gases lacrimógenos para repeler algunos saqueos.

En Concepción se desplegaron este domingo 3.500 soldados, según informó el ministro de Defensa , Francisco Vidal, en una entrevista a la televisión estatal chilena. Sin embargo, afirmó que este lunes aumentarían a 8.000. Por otro lado, Vidal recalcó que el Ejército sólo usaría la fuerza de forma "disuasiva" y para garantizar la "tranquilidad" de los ciudadanos. "Hay una situación muy compleja. La gente honesta está, yo creo, con una sensación de indefensión gigantesca", dijo la alcaldesa Jacqueline van Rysselberghe, quien pidió al Gobierno central ayuda en víveres y el despliegue del Ejército en su ciudad para frenar el pillaje.

La ciudad de Talca, capital de Maule y con una población de unos 180.000 habitantes, tiene gran parte de su centro histórico destruido. En esta ciudad ya se han registrado casos de saqueo, a pesar de que la situación de seguridad es mucho mejor que en Concepción.

Por su parte, el ministro de Salud chileno, Alvaro Erazo, afirmó en una entrevista televisiva que hoy por la tarde (hora local) se van a instalar dos hospitales de campaña en Talca y Concepción. También informó de que habían aceptado los tres hospitales de campaña adicionales que les ofreció Argentina, que se instalarán en las localidades de Curicó, Cauquenes y Parral. Por otro lado, las autoridades estudian dónde instalar los hospitales de campaña ofrecidos por Estados Unidos.

Tanto en Maule como en Biobío se decretó el toque de queda. Sin embargo, existen dudas acerca de la vigencia de éste ya que el responsable militar de Maule descartó que esta medida fuera necesaria en su región, extremo que se negó a confirmar el titular de Defensa, Francisco Vidal.

La presidenta Bachelet, ha decretado este domingo el estado de excepción en las dos regiones más castigadas por el seísmo, Maule y Bío Bío. Además, los últimos datos oficiales dados a conocer cifran en 711 los muertos a causa del terremoto de magnitud 8,8 que sacudió Chile este sábado, el más fuerte registrado en el país en el último medio siglo. Los damnificados ya rondan los dos millones de personas, según los cálculos del Gobierno.

El estado de excepción se aplicará por un plazo de 30 días con el fin de "garantizar la situación de orden público en la zona más afectada y acelerar la entrega de ayuda". El toque de queda decretado por el Ejecutivo de Bachelet dotará de mayores poderes al Ejército y a la policía, que comenzarán a desplegarse de inmediato en esas regiones para evitar escenas de pillaje y saqueo como las que ya se han producido en Concepción, la capital de Bío Bío y la ciudad más golpeada por el temblor. Allí se han registrado los primeros enfrentamientos entre la policía y vecinos que saquearon un supermercado, desesperados por la falta de agua y víveres. Ante tal panorama, la alcaldesa de Concepción, Jacqueline Van Rysselberghe, había pedido la presencia de tropas para restablecer el orden, tras denunciar que la situación era "un caos". El ministro del Interior, Edmundo Pérez Yoma, dijo que los saqueos, que también se han cometido en algunos barrios de Santiago, "no tienen ninguna justificación". Solamente llevamos 24 horas (desde el sismo) y muy difícil imaginar que se produzca un estado de necesidad tal que justifique un saqueo", dijo.

En materia de abastecimiento, la mandataria ha anunciado un acuerdo con las principales cadenas de supermercados para la entrega gratis de productos de primera necesidad en el Maule, Bío Bío y algunos sectores de La Araucana. Bachelet también ha aprovechado su última comparecencia para reclamar el auxilio internacional, sobre todo a nivel sanitario con la petición de hospitales de campaña.

Rescate de supervivientes

Mientras, los equipos de rescate trabajan a contrarreloj y entre fuertes réplicas para auxiliar a las personas que puedan seguir atrapadas entre los escombros. En medio de las numerosas labores de rescate, la cifra de víctimas no cesa de crecer. Los medios locales, citando fuentes de emergencias, han indicado que solo en la ciudad de Constitución murieron 350 personas a causa del seísmo y de un tsunami posterior que afectó a este municipio costero situado a 350 kilómetros de la capital. La presidenta, Michelle Bachelet, ha ofrecido a las 19.35 (hora peninsular española) el último balance oficial de víctimas, que se eleva a 708 fallecidos, y ha lamentado el "número creciente de personas desaparecidas".

Las imágenes transmitidas por las televisiones sobre Constitución han mostrado casas totalmente derruidas y barcos de pesca arrastrados hasta tierra por la crecida del mar. El ministro chileno de Defensa, Francisco Vidal, ha admitido que la Marina cometió "un error de predicción" al descartar la posibilidad de un tsunami tras el seísmo. "Lo que se vio en la costa, entre la VI y IX regiones [Maule, Bío Bío y Araucanía] es un maremoto aquí y en Burundi. Y hubo un error", ha asegurado Vidal. Al menos las localidades de Constitución, Pelluhue e Iloca, todas en la región del Maule, fueron arrasadas por una ola que se abatió sobre la costa 20 minutos después del terremoto.

El dato de víctimas en Constitución confirma el temor de las autoridades chilenas de que el número de fallecidos continúe creciendo, puesto que todavía no se han evaluado todas las zonas afectadas y quedan muchas personas atrapadas entre los escombros. "No tenemos ninguna información de Cobquecura [una de las localidades más próximas al epicentro del seísmo]. No hay información de toda la costa del Maule", ha afirmado Juan Eduardo Saldivia, subsecretario de Obras Públicas del Gobierno chileno y miembro del Comité de Emergencia.

Mientras tanto, en la Región Metropolitana de Santiago, la capital del país, los transportes recuperan poco a poco la normalidad. El Aeropuerto Internacional Comodoro Arturo Merino Benítez ha recibido ya su primer avión tras el seísmo, un vuelo procedente de Lima (Perú) perteneciente a la aerolínea chilena LAN, y ha autorizado el aterrizaje de otros cuatro, todos de la misma compañía. El metro está poniendo en funcionamiento paulatinamente todas sus líneas.

Atrapados bajo un edificio

Expertos en rescate del cuerpo de Bomberos ha conseguido rescatar con vida a 26 personas de entre los escombros de un edificio derrumbado en la ciudad chilena de Concepción, situada a sólo 115 kilómetros del epicentro del terremoto. Bajo los restos del inmueble, de catorce pisos y prácticamente nuevo, quedan aún entre 60 y 80 personas, según cálculos de los bomberos. En el momento de derrumbe sólo el 55% de los pisos del edificio estaban alquilados, según fuentes de los servicios de bomberos citadas por el diario local La Tercera.

No es la única preocupación que tienen ahora las autoridades en la ciudad de Concepción. El caos provocado por los derrumbes ha dejado imágenes de algunos saqueos en supermercados y la alcaldesa de la ciudad, Jacqueline Van Rysselberghe, ha pedido al Gobierno que envíe militares para "restablecer el orden". Van Rysselbergue, de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente, ha asegurado en unas declaraciones radiofónicas que "se necesitan marinos y militares en las calles, porque hay caos". Además ha responsabilizado al Gobierno nacional de no contar con mejores elementos para afrontar la catástrofe ya que, según ha explicado, los municipios organizaron la distribución de agua y otras ayudas desde los primeros momentos tras el temblor. Por su parte, el Ejecutivo ha decretado el toque de queda en la ciudad de Concepción, así como en algunas áreas de la región de Maule.

Condolencias de Bachelet

Esta mañana, Bachelet ha enviado un mensaje de condolencia y solidaridad a las víctimas del fuerte terremoto que ha afectado al 80% de la población, y ha pedido a los chilenos que se pongan en pie para reconstruir un país acostumbrado a los desastres naturales.

"Estamos trabajando, pero tenemos por delante una ardua tarea; nuestra historia está plagada de desastres naturales que ponen a prueba nuestro tesón y solidaridad, pero también registran el coraje de nuestra gente. Una vez más: ¡Fuerza Chile!", declaró la mandataria en un mensaje retransmitido en directo por todos los canales de televisión y emisoras de radio del país. Bachelet ha decidido declarar zona catastrófica en seis regiones, lo que permitirá liberar los recursos económicos para acudir en ayuda de la población.

La tragedia, detalló Bachelet, es uno de los terremotos más grandes de la historia del país, sólo superado por el que hace 50 años dejó bajo las aguas a parte de la ciudad de Valdivia.

Varias zonas afectadas

Los efectos del temblor se han dejado sentir en una larga franja de territorio que se extiende desde la región de Atacama hasta la de Los Lagos y ha causado, además, graves daños en la infraestructura terrestre, portuaria y aeroportuaria.

La evaluación de los daños no se conocerá hasta dentro de un par de días, señaló la mandataria, quien expresó su "profundo sentimiento de pesar a todos los familiares de las víctimas" y la "solidaridad a todas las familias con los heridos o los que han perdido sus bienes esenciales".

Además, el inicio del año escolar ha sido aplazado hasta el próximo 8 de marzo "para proteger la integridad de nuestros niños y niñas", explicó la presidenta, quien además decretó la suspensión de todos los actos masivos en los próximos tres días.

Bachelet enfatizó que se hacen esfuerzos para restablecer la normalidad en las zonas castigadas por el terremoto, como el archipiélago Juan Fernández, adonde se han enviado por barco cargamentos con ayuda que incluyen equipos electrógenos para restablecer el suministro eléctrico.

"Llamo a todos los chilenos a confiar y seguir las indicaciones de las autoridades, mantener la calma y no exponerse a riesgos innecesarios", dijo. Tras hacer un reconocimiento a la labor de los medios de comunicación, las fuerzas armadas, la policía y los bomberos, Bachelet agradeció las muestras de solidaridad de la comunidad internacional y de numerosos mandatarios.

Mi lista de blogs

Archivo del blog